I-130 para pareja casada sin activos financieros conjuntos

I-130 For Married Couple With No Joint Financial Assets

  • Solicitante: Sra. Maribel García
  • Nacionalidad: Mexicana
  • Tipo de caso: I-130 basado en la exención de matrimonio de buena fe
  • Tiempo de tramitación del caso: (3) meses
  • Desafíos:
    • El USCIS exigió pruebas para demostrar que el matrimonio de la Sra. García era auténtico
    • La clienta no tenía activos financieros conjuntos con el marido
    • La Sra. García se casó poco después del procedimiento de expulsión, lo que hace sospechar más de sus motivos subyacentes para casarse

    ANTECEDENTES

    Maribel pasó la mayor parte de su vida adulta viviendo como inmigrante indocumentada en el sur de California. Católica devota, llevaba una vida tranquila y sin pretensiones, trabajando fielmente en su empleo con la esperanza de que algún día pudiera permitirse obtener una tarjeta de residencia y convertirse en residente permanente. Pero hasta entonces, mantuvo la cabeza agachada y trató de permanecer invisible. Entonces, un fatídico día, mientras era voluntaria en su parroquia, conoció a un hombre llamado Óscar, que resultó ser el amor de su vida. Oscar era un padre cariñoso de dos hijos de un matrimonio anterior, y desarrolló una conexión instantánea.

    Hasta entonces, Maribel había tenido miedo de acercarse a alguien, por si la deportaban y la obligaban a separarse de ellos. Por eso, al principio de su relación, ella y Oscar eran simplemente buenos amigos. Era más fácil así, pensó. Sin embargo, todos los amigos comunes de Maribel y Óscar sabían que había una chispa entre los dos y les animaban a salir. Finalmente, Maribel accedió a tener una cita con Óscar, sobre todo para “hacer callar a sus amigos”, como dijo después. Un año después de aquella primera cita, Maribel estaba en el altar con Óscar, jurando quedarse a su lado en las buenas y en las malas. Se casaron en la misma iglesia parroquial donde se conocieron.

    Diez años más tarde, la pareja llegó a las puertas de la oficina de Tsang & Associates, desesperada por obtener ayuda. Con la nueva y más estricta aplicación de la ley de inmigración, Maribel temía ser deportada y perder a su familia. Conocían nuestra reputación como excelentes abogados de inmigración, y querían nuestro consejo sobre su mejor curso de acción.

    CLAVES PARA EL ÉXITO

    Primero tuvimos que presentar una petición I-130. También solicitamos inmediatamente una exención de la deportación basada en su matrimonio con un ciudadano estadounidense, argumentando que su deportación supondría una dificultad injusta para su familia.

    Todo iba bien, hasta que el USCIS pidió pruebas de que el matrimonio de Maribel se había celebrado de buena fe, y no simplemente para evitar la deportación. Esto se hizo casi inmediatamente después de solicitar la exención, lo que nunca había sido una práctica habitual. Por lo general, la petición, si se produce, llega mucho más tarde en el proceso.

    Inmediatamente, nuestro equipo se puso en marcha y comenzó a recopilar pruebas para demostrar la autenticidad del matrimonio de Maribel y Óscar. Al principio, la pareja sólo pensó en traer su certificado de matrimonio y algunas fotos, pero aunque esas pruebas eran necesarias, les dijimos que, para aumentar las probabilidades de éxito, íbamos a necesitar mucho más. Nuestros abogados aconsejaron a Maribel y a Óscar que aportaran toda la documentación posible, la mayor parte de la cual ni siquiera habían tenido en cuenta hasta que se lo planteamos. Al final, reunimos una cantidad abrumadora de pruebas a favor de su matrimonio de buena fe, entre ellas:

    • Declaraciones de impuestos conjuntas de los 10 años de su matrimonio
    • Pruebas de su participación religiosa en su iglesia como pareja casada
    • Testimonio de amigos y familiares que conocieron a Maribel y Oscar antes y después de su matrimonio y que ambos están comprometidos el uno con el otro.
    • Testimonio de los hijastros e hijos biológicos de Maribel de que es una madre cariñosa y abnegada.
    • Fotos de su boda y vacaciones familiares
    • Copia de la póliza de seguro de vida de Maribel en la que se designan como beneficiarios a su marido e hijos.
    • Certificado de nacimiento de su hijo nacido en Estados Unidos.

    Pero no nos limitamos a enviar una lista de todas estas pruebas. También proporcionamos un informe de 10 páginas del abogado, que incluía una explicación detallada de cada prueba y mostraba de forma ordenada exactamente cómo demostraba que el matrimonio era de buena fe.

    SALIR

    La petición I-130 de la Sra. Maribel García fue aprobada y simultáneamente recibió una exención de deportación. Poco después, recibió su tarjeta de residencia y, por primera vez en su vida, la Sra. García sintió un alivio que no sabía que era posible. Un alivio que le vino de la tranquilidad de ser considerada residente legal en un país al que había llamado su hogar durante años. Sin el miedo a la deportación sobre su cabeza, la Sra. García fue finalmente libre para hacer las cosas que siempre había querido hacer, como viajar. El primer lugar que visitaron ella y su marido fue Canadá, y ya tienen planeadas muchas más aventuras emocionantes para el futuro.

Contenido original

Este es nuestro contenido original y se basa en nuestros clientes reales y su historia única. Tenga en cuenta que muchos de nuestros artículos e historias de éxito han sido copiados por otros. Si está buscando un profesional para servicios legales, le recomendamos que le pregunte directamente al abogado detalles sobre cómo ganar este caso y las estrategias clave involucradas. Nos encantaría compartir contigo cómo lo hicimos por los demás y cómo podemos crear una nueva historia de éxito contigo.