Anexo al Contrato de Arrendamiento de Compañía Industrial de Los Ángeles

Mediación empresarial y anexo al contrato de arrendamiento para una empresa industrial

Solicitante: Empresa Industrial

Tipo de compañía: Importación/Exportación, City of Industry

Solicitando: Apéndice del Contrato de Arrendamiento

Tiempo: 1 Semana

Desafíos:

  • Las tensiones eran altas entre la empresa y el terrateniente.
  • Presupuesto extremadamente bajo para la mediación empresarial
  • La empresa necesitaba el espacio para seguir operando, temían perderlo todo
  • El propietario los quería fuera para que pudieran firmar más contratos de arrendamiento a largo plazo.

ANTECEDENTES DE ESTE CASO DE ADENDA AL CONTRATO DE ARRENDAMIENTO

Crear una empresa en Estados Unidos es uno de los principios adyacentes del Sueño Americano. Pero construir y administrar su propio negocio puede ser una tarea abrumadora. Usted se enfrenta constantemente a mercados cambiantes, patrones cambiantes y situaciones nuevas para las que no puede estar preparado porque son demasiado únicas como para preverlas con anticipación. Sin embargo, tener su propio negocio puede ser uno de los logros más gratificantes de la vida. Obtienes tu independencia, eres recompensado regularmente por tu arduo trabajo y tienes algo de lo que estar orgulloso. Por lo tanto, puede ser extremadamente frustrante cuando algo tan simple como un contrato de arrendamiento amenaza con deshacer literalmente años de sangre, sudor y lágrimas.

Ahí es donde encontramos a nuestro cliente, una empresa de importación y exportación de la ciudad de Industry, California. Como se acercaba el final del contrato de alquiler con su actual arrendador, nuestro cliente quería prorrogarlo un par de meses. El propietario prefería que se marcharan sin más para que, en lugar de la incertidumbre sobre cuándo volvería a estar disponible su propiedad, pudiera empezar a mostrarla sabiendo exactamente cuándo volvería a estar vacía. El propietario también prefería un contrato de arrendamiento a largo plazo para eliminar la incertidumbre de una propiedad potencialmente vacía. La empresa quería trasladarse a un nuevo local, pero no estaba preparada para hacerlo tan rápidamente y necesitaba el espacio actual durante un número variable de meses antes de mudarse a otro. Nuestro cliente y su casero llevaban más de seis meses negociando el contrato de arrendamiento antes de que decidieran recurrir a la mediación externa para resolver su desacuerdo.

IMPUGNACIONES EN ESTE CASO DE ADENDA AL CONTRATO DE ARRENDAMIENTO

Por desgracia, ambas partes dejan que las tensiones aumenten y que las negociaciones se vuelvan frustrantes antes de decidirse a recurrir a un mediador empresarial. Cuando la gente permite que la emoción se extienda demasiado en sus tratos comerciales, se hace difícil para cualquiera de las partes ver lo que debería ser una respuesta razonable frente a ellos.

Otro problema de esperar para traer a un mediador era que restringía tanto el tiempo como el presupuesto involucrado. Ambas partes necesitaban una resolución rápida y por muy poco dinero, dada la incertidumbre de toda la situación. Sin embargo, como nuestro bufete es experto en mediación y actúa habitualmente como asesor de empresas, confiábamos en poder llegar a un acuerdo con el que todos estuvieran satisfechos.

“Lo que teníamos aquí era un caso en el que ambas partes no sabían lo que no sabían. Un lado, la empresa, no sabía cuánto tiempo querrían quedarse. La otra parte, el arrendador, no sabía qué ofrecer para que fuera justo para ambas partes. Así que comenzamos consultando con nuestro cliente, la empresa, lo cual hicimos varias veces, y luego tuvimos una consulta con ambas partes involucradas. A partir de ahí, se trató simplemente de poner números razonables frente a los empresarios, algo con lo que lidian regularmente”. – Joseph Tsang, Abogado

CLAVES PARA EL ÉXITO

 

Empezamos consultando a nuestro cliente, la empresa, para conocer sus deseos y necesidades. De ellos aprendimos cuánto esta falta de acuerdo y la amenaza de desalojo no solo era aterrador, sino que amenazaba la vida de su negocio. Necesitaban el almacén en el que estaban para sobrevivir. Tenían bienes físicos que necesitaban almacenamiento. Sabían que eventualmente se mudarían a un espacio diferente, pero no podían garantizar cuándo sería eso.

Lo que también sucedió cuando consultamos con nuestros clientes fue que llegamos a entender que mucho de lo que estaba pasando era simplemente un malentendido de los objetivos entre las dos partes. El propietario temía tener entre manos una situación interminable, una empresa que querría negociar cada pocos meses para prorrogar su contrato de arrendamiento en incrementos relativamente pequeños. El arrendador no solo quería aumentar el contrato de arrendamiento, sino que, naturalmente, querría personas que aceptaran compromisos generales más prolongados. La empresa tenía una cantidad variable de tiempo que deseaban pasar en el espacio del arrendador, pero siempre tuvo la intención de irse pronto, permitiéndole al arrendador la libertad que deseaba.

Cuando conseguimos que ambas partes se sentaran para una consulta de grupo, nos aseguramos de que entendíamos perfectamente lo que ambas querían, cuáles eran sus objetivos y sus principales problemas. Eso nos ayudó a despojarnos de la emoción y la tensión que se había ido acumulando durante más de medio año. Parte de nuestros servicios de mediación consisten simplemente en generar confianza con todas las partes para demostrar que no estamos aquí para construir un escenario en el que todos ganan y todos pierden, sino para ayudar a que todos salgan ganando. Una vez que pudimos demostrar al propietario que seríamos justos en nuestro borrador del anexo al contrato de arrendamiento, gran parte de la tensión desapareció.

RESULTADO DEL CASO: UN ANEXO AL CONTRATO DE ARRENDAMIENTO JUSTO

Pudimos redactar un documento que prorrogaba el acuerdo original unos meses, el tiempo que nuestro cliente necesitaría definitivamente el espacio, pero preveía escalonamientos en el coste del acuerdo mensual. Si nuestro cliente intentaba permanecer en ese espacio más tiempo del que le permitía el nuevo acuerdo, las escaleras mecánicas entrarían en vigor. Las escaleras mecánicas constituían un incentivo para el propietario porque, en esencia, le permitían cobrar más de lo que podía cobrar a una tarifa mensual, incluso a los nuevos inquilinos. Una vez que pudimos despojarnos de las emociones y tensiones de la situación y poner delante de ambas partes un anexo al contrato de arrendamiento con cifras concretas, la mentalidad empresarial se impuso. Ambas partes negociaron, cambiaron los números como consideraron oportuno y lograron llegar a un acuerdo en menos de una semana tras contratar a nuestro bufete. La empresa de importación/exportación de nuestro cliente pudo continuar con sus operaciones y todos quedaron satisfechos con el resultado.

Los contratos mercantiles y la mediación forman parte de nuestros servicios de asesoramiento a empresas. Si su empresa está negociando y necesita un nuevo contrato comercial, nuestro bufete está aquí para ayudarle. Póngase en contacto con nosotros para programar una cita para hablar de su negocio hoy.

 

Contenido original

Este es nuestro contenido original y se basa en nuestros clientes reales y su historia única. Tenga en cuenta que muchos de nuestros artículos e historias de éxito han sido copiados por otros. Si está buscando un profesional para servicios legales, le recomendamos que le pregunte directamente al abogado detalles sobre cómo ganar este caso y las estrategias clave involucradas. Nos encantaría compartir contigo cómo lo hicimos por los demás y cómo podemos crear una nueva historia de éxito contigo.